Caracolas rellenas de crema pastelera y pasas

caracolas con crema pastelera y pasas

Hoy os dejo una receta ideal para la merienda o el desayuno: unas increíbles caracolas rellenas de crema pastelera y pasas. La masa queda muy tierna durante varios días y la receta es fácil a más no poder. En casa han durado dos días y no se han puesto nada duras, tenéis que probarlas. Si no sois muy fans de las pasas, podéis remplazarlas por pepitas de chocolate, a los niños les encantarán.

Ingredientes para la masa:

  • 500 gramos de harina
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 100 gramos de mantequilla fundida
  • Una buena pizca de sal
  • 10 gramos de levadura química
  • 2 cucharas grandes de levadura de panadero seca
  • 1 vaina de vainilla (podéis sustituirla por esencia de vainilla)
  • 2 huevos
  • 200 ml de leche tibia (aproximadamente)
  • 2 sobres de azúcar vainillado (según el gusto de cada uno)

 

Ingredientes para la crema pastelera:

  • 500 ml de leche
  • 2 huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • una cucharilla de vainilla (de una vaina, en polvo, o esencia)
  • 80 gramos de maizena
  • 50 gramos de mantequilla

 

Necesitaremos además:

  • Un buen puñado de pasas
  • Un huevo batido
  • Una cuchara de leche
  • Azúcar glas (para decorar)

 

Preparación:

  • Primero haremos la crema pastelera. Para ello mezclamos muy bien en un cazo todos los ingredientes de la crema. Ponemos el cazo a fuego suave moviendo constantemente hasta que la crema espese. Cuando esté hecha apagamos el fuego y dejamos que se enfríe.

 

  • Para la masa, mezclamos en un recipiente la mantequilla fundida aún caliente con la leche tibia. Añadimos las dos levaduras, mezclamos bien y dejamos que repose durante 10 minutos. Después añadimos el huevo y volvemos a mezclar bien. Por otro lado mezclamos los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la sal, la vainilla y el azúcar vainillado. Cuando estén mezclados pasamos a unirlos con la mezcla de la mantequilla, la leche y el huevo. Mezclamos con las manos hasta obtener una masa elástica pero blanda, que se pegue ligeramente a las manos. Amasar bien durante 10 minutos hasta conseguir que la masa no se pegue a las manos. Después formamos una bola con la masa y la colocamos en un recipiente. La tapamos con un paño y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble el volumen.

 

  • Una vez que la masa haya fermentado la estiramos con un rodillo dándole forma rectangular. Lo ideal es que la masa tenga un grosor de medio centímetro. Cubrimos la masa con la crema pastelera y esparcimos encima las pasas. Ahora enrollaremos con cuidado la masa sobre sí misma empezando por el lado más largo. Lo liamos en un paño de cocina limpio y lo metemos en el frigorífico media hora para poder cortarlo mejor más tarde.

 

  • Transcurrido ese tiempo sacamos la masa y vamos cortando rodajas de 2 cm. Las ponemos en una bandeja apta para horno forrada con papel vegetal para que no se peguen. Dejamos levar otra vez hasta que doblen el volumen.

 

  • Después pintamos nuestras caracolas con el huevo batido mezclado con una cuchara de leche. Las metemos en el horno a 200 grados durante 25 o 30 minutos. Sacar del horno, dejar que se enfríen y espolvorear con azúcar glas antes de servir. ¡Buen provecho!